Una manera de contribuir al crecimiento de tu negocio sin necesidad de disparar los costes, es externalizar aquellas áreas que no forman parte del core business. Es decir, contratar a otras empresas que realicen tales actividades a cambio de una contraprestación, en lugar de realizarla directamente o contratar a empleados que lo hagan.

De esta forma, podrás enfocarte en desarrollar tu negocio, tratando de mantener un crecimiento organizado, sin necesidad de incrementar los gastos fijos, pues otra de las ventajas de un outsourcing de servicios es la flexibilidad que te ofrecen a la hora de ajustar a las necesidades.

¿Por qué es conveniente el outsourcing de servicios?

El outsourcing de servicios es conveniente para cualquier empresa moderna por varias razones:

  • Contribuye a la eficiencia de pequeñas y medianas empresas: Las grandes multinacionales pueden costear la ejecución de ciertas tareas que no le son rentables porque puede subsidiar con otras áreas de la empresa, y lo asumen por motivos estratégicos; sin embargo, las empresas pequeñas y medianas no pueden darse el lujo -menos aún cuando están empezando- de incrementar excesivamente su estructura en espera de alcanzar el nivel de rentabilidad ideal. Es por ello que a través de la externalización de ciertas áreas o procesos puede alcanzar un mejor rendimiento.
  • Permite al empresario o inversionista dedicarse al core business: Una de las grandes ventajas del outsourcing de servicio es que se trasladan problemas que internamente tomaría mucho tiempo resolver, a expertos que ya dominan esa área. Y ese tiempo que se recupera, se puede dedicar a trabajar en la rentabilidad del negocio.
  • Disminuye los costes: Supongamos que una empresa quiere ofrecer sus servicios a través del telemarketing y requiere realizar contactos a “puerta fría”. Puede hacerlo dedicando a alguna o varias personas de su equipo a realizar los contactos, pero tendrá que invertir en formación, software y en los salarios de su personal, a quien no podrá aprovechar en otras áreas de su negocio. Ese mismo trabajo puede realizarlo un proveedor de servicios de telemarketing a un costo mucho menor, con la ventaja adicional de que se puede trabajar en función a objetivos. Hoy en día existen proveedores internacionales que prestan ese servicio de forma eficiente y a un coste más que razonable.

¿Cómo saber qué áreas externalizar?

No todas las áreas de negocios se pueden o deben externalizar, y es por ello que es fundamental conocer el core business de un negocio, pues esta es el área que deberá desarrollarse internamente.

Por ejemplo, una empresa que se dedique a la consultoría financiera, seguramente tiene una alta dependencia de sus expertos en cuanto al know-how en su área de negocios; difícilmente pueda contratar a terceros para que asesoren a clientes en su lugar. Sin embargo, sí que podrán externalizar las áreas de marketing, contabilidad, teleoperadores, traducciones y hasta la asesoría jurídica interna.

Una empresa de distribución de productos, podrá contratar distintos transportistas como parte de su logística, así como también podrá tener almacenes arrendados y atendidos por otra compañía; pero si su foco está en la captación de clientes, se reservará el desarrollo de los canales comerciales (tal como hace Amazon).

¿Qué hacer si mi negocio crece?

Una de las grandes ventajas de externalizar servicios es que permite controlar el crecimiento del negocio. A fin de cuentas, siempre se podrá contratar lo que necesitas.

Pero una preocupación de los inversionistas es que un crecimiento acelerado le genere una alta dependencia de terceros que manejarán parte de su negocio. ¿Podrán esos externos seguir proveyendo servicios de calidad? ¿incrementarán sus precios al saberse fundamentales para mi negocio? ¿intentarán usar mi know-how para su provecho?

El primer paso para mitigar esos riesgos es trabajar con proveedores de confianza, seleccionados a través de un proceso cuidadoso que garantice su solvencia. Asimismo, conviene suscribir un contrato robusto que resguarde adecuadamente nuestra organización y sus procesos, y que de alguna forma incentive al proveedor a garantizar una prestación de servicio adecuada y a adaptarse a nuestras necesidades.

Otra medida saludable ya en organizaciones de una dimensión mediana, es trabajar con dos o tres proveedores, un principal que maneje el proceso en su mayor parte, y otro u otros que atiendan un porcentaje minoritario pero que nos eviten una situación de dependencia absoluta de un solo proveedor.

En todo caso, la clave estará en haber identificado bien al core business, para que si aún tomando todas las precauciones hubiere un problema con el proveedor de servicios, esto no implique que nuestro negocio perderá el control sobre un área neurálgica y que habrá posibilidad de reemplazar con otro proveedor.

Si quieres consultar qué áreas de tu negocio puedes externalizar o qué servicios de nuestra red de proveedores puede ayudar a tu empresa, escríbenos a través nuestro formulario de contacto.

El contenido de este blog tiene carácter informativo y educacional únicamente, así como ofrecer al lector información general sobre la legislación y en ningún caso constituye asesoría legal específica. Como usuario de la presente página web, reconoce que no existe ningún tipo de relación cliente/abogado entre Ud. y Rete Iuris ni sus abogados. La información ofrecida a través de esta página web no reemplaza de forma alguna la asesoría legal de un profesional del Derecho.